El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una de las condiciones que más ha dado que hablar en los últimos años y que, sin embargo, para el grueso de la sociedad sigue siendo bastante desconocida.

En el Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana (CDIAT) se inician las primeras actuaciones en la sospecha de un menor con manifestaciones clínicas de TEA. Por ello, os ayudamos a conocer un poco más de qué se trata y a desmontar algunos mitos sobre el autismo.

¿Qué es el TEA?

Los Trastornos del Espectro Autista, se definen como una disfunción neurológica crónica con fuerte base genética que desde edades tempranas se manifiesta en una serie de síntomas relacionados con la interacción social, la comunicación y la falta de flexibilidad en el razonamiento y comportamientos. El grado de gravedad, forma y edad de aparición de cada uno de los criterios va a variar de un individuo a otro, definiendo cada una de las categorías diagnósticas. A pesar de las clasificaciones, ninguna persona que presenta un TEA es igual a otro en cuanto a características observables.

 

Síntomas más habituales

  • Movimientos corporales estereotipados.
  • Anomalías en la emisión, forma y contenido del lenguaje.
  • Dificultad en la comunicación no verbal.
  • Insistencia en el seguimiento de rutinas.

     

Cinco mitos del autismo

  1. El autismo es una enfermedad.
    El autismo no es una enfermedad, es una condición del neurodesarrollo que se presenta desde las primeras etapas de la vida de una persona y la acompaña toda su vida. Existe una gran heterogeneidad, por ello cada persona es diferente y posee unas características propias. En consecuencia, la intervención y los apoyos que pueda requerir deben ajustarse a sus necesidades personales.
  2. No se comunican con los demás.
    Una de las áreas afectadas en el diagnóstico de autismo es la de la comunicación social. Aún así, eso no significa que no se comuniquen, sino que lo hacen de formas diferentes. Por ello se utilizan  sistemas alternativos y aumentativos de la comunicación que promueven y facilitan la intención comunicativa e interacción con los demás.
  3. No miran a los ojos.
    Aunque en muchos casos podemos observar este como uno de los síntomas que se atribuye a menores con TEA,  hay muchas ocasiones en las que la motivación social , la clave visual o verbal que asociamos y el vínculo establecido en una rutina determinada, desarrolla un contacto visual, compatible con el diagnóstico, y muy enriquecedor para el aprendizaje de conductas sociales.
  4. Viven en su propio mundo.
    Los intereses que comúnmente nos permiten relacionarnos con otras personas pueden ser distintos, o particulares, pero a través de estos intereses podemos  iniciar y desarrollar acciones conjuntas y aumentar su motivación social.
  5. No les gusta el contacto físico.
    Los niños con TEA buscan muchas veces contacto en los juegos circulares familiares, se ríen cuando les gustan las cosquillas,  dan abrazos, besos y disfrutan cuando algo les divierte, y con quien se vinculan afectivamente.

 

Entradas relacionadas

El secreto de los juegos para niñas y niños

El secreto de los juegos para niñas y niños

  Un carro, un muñeco, unas torres, o algún juego para niños y niñas, nos permiten espacios de entretenimiento. Podemos experimentar muchas emociones jugando, como frustración, alegría, satisfacción, etc. Y, definitivamente, ¿a quién no le gusta la diversión? Sin...

#8M: Mujeres y empoderamiento

#8M: Mujeres y empoderamiento

  Hoy es el Día de la Mujer y en Asindown pensamos que no hay mejor manera de celebrarlo que demostrando el empoderamiento de nuestras mujeres. Desde la Asociación, tenemos el ejemplo de Paula...Una mujer en un acto notarial, como es la firma de una escritura...

Programa de Salud y Envejecimiento activo

Programa de Salud y Envejecimiento activo

Envejecer forma parte de nuestro ciclo vital, es un proceso humano y adaptativo que en condiciones normales, sucede en torno a los 65-70 años.  Sin embargo, en las personas con Síndrome de Down, este proceso vital ocurre de manera más temprana, digamos que sucede lo...

Top