Asindown recalca la importancia de la investigación científica y rigurosa sobre los efectos de la COVID 19 en las personas con síndrome de Down.

Trisomy 21 Research Society (T21RS) sigue avanzando en distintas líneas de investigación para la mejora de la calidad de vida y salud de las personas con síndrome de Down. Recientemente, haciendo el análisis de los datos aportados por una encuesta internacional sobre el efecto de la COVID-19 en personas con síndrome de Down ha identificado la vinculación de factores mayores de riesgo en personas mayores de 40 años.  José Vega, presidente de Asindown afirma que “la apuesta por la investigación para la mejora de la calidad de vida de las personas con síndrome de Down sigue mostrando evidencias de su necesidad. El escenario que actualmente vivimos debe llevarnos a dotar de recursos públicos líneas de investigación que aporten resultados para avanzar hacia mejoras concretas en la salud y calidad de vida de las personas con síndrome de Down”.

 

El estudio internacional recopila información relativa a las condiciones de vida, enfermedades previas y desarrollo de la enfermedad en más 1000 personas con síndrome de Down de todo el mundo. Los factores de riesgo asociados no están vinculados directamente con la trisomía del par 21 si no con condiciones como la edad, obesidad, enfermedades cardiacas congénitas o la diabetes. El factor diferenciador para las personas con síndrome de Down, sin embargo, es la asignación de un riesgo mayor sobre los efectos derivados de la enfermedad en personas con síndrome de Down mayores de 40 años mientras que para la población sin síndrome de Down se sitúa en los 60 años. “Conocer más de cerca los efectos, causas y riesgos derivados de la COVID-19 para personas con síndrome de Down nos lleva a poder adoptar medidas preventivas de mayor calado, más rigurosas y centradas en problemáticas concretas”.

Tomando como referencia el estudio publicado, parece deducirse que no puede incorporarse como población de riesgo a las personas con síndrome de Down menores de 40 años salvo si padecen o tienen el riesgo de padecer patologías previas que para la población general son también atribuidas como factor de riesgo.

“Desde la Fundación Asindown seguimos avanzando en todos nuestros programas formativos, pedagógicos, terapéuticos, de ocio, deporte, etc. adoptando todas las medidas de seguridad que los organismos públicos nos determinan y recomiendan. Esta investigación nos permite adoptar medidas específicas para las personas mayores de 40 años en el cuidado del aula, su ventilación y eliminando el contacto con otros usuarios y usuarias” recalca José Vega, presidente de Asindown.

 

Sobre Asindown

Asindown es una entidad fundada en el año 1989 por familias con hijos con Síndrome de Down, declarada de utilidad pública y cuyo objetivo general es el de facilitar y promover cuantos medios sean necesarios para conseguir el desarrollo integral de las personas con Síndrome de Down y favorecer su plena inserción socio-laboral, familiar y educativa como miembros activos de la sociedad.

La fundación busca mediante acciones concretas ser capaz de promover una conciencia positiva y de responsabilidad en la sociedad, para poder mejorar la calidad de vida de las personas con Síndrome de Down. Desde esta entidad se llevan a cabo estrategias y proyectos dirigidos a favorecer y promover la dignidad y los derechos de las personas con diversidad funcional..